ENTREVISTA A ROGELIO GRACIA: Los golpes de la vida, tomados con humor

foto Tom Pain 2 bynVuelve “Tom Pain (basado en nada)” a Uruguay, entre Argentina y España. Luego de su temporada en Buenos Aires, y antes de ir a España en el marco de Transatlántico 2018, la obra se presenta por 7 únicas funciones en la Sala Atahualpa del Teatro El Galpón. El estreno es el miércoles 18 de octubre a la hora 20:30.

-¿Cómo surgió hacer esta obra?

-Me pasaron este texto hace casi 10 años; alguien que la vio en NY me dijo: tenés que hacer esta obra. Su lec-  tura siempre me cautivaba, me inquietaba y me hacía reir, pero los trabajos que tenía y la poca gimnasia para generar proyectos hicieron que siempre fuera postergada. En un período en que tuve mucho tiempo libre por un tratamiento de salud me di el espacio para mandar traducirla, estudiarla en profundidad y encontrarme con Lucio Hernández para la dirección, con quien compartimos muchas charlas sobre lo que nos provocaba esta obra y el abordaje que nos gustaría darle. Luego vino el proceso de producción y ensayos que también fue una experiencia nueva para mí, era generar un proyecto de cero y ocuparse de todos los aspectos.

-¿Qué te interesa de este texto?

-Como te decía, me reencontré con el texto en un parate obligado que tuve que hacer. Por su temática -hablaba sobre el dolor y el miedo- y  humor me decidí a hacer. Tocaba temas profundos, difíciles, existenciales, y además tenía humor: dos cosas con las que yo estaba muy conectado en ese momento. Vivía el dolor por una situación difícil que me tocaba atravesar y apelaba al humor como herramienta para atravesarla. Además la obra interactúa todo el tiempo con el espectador, juega, interpela, interactúa con la platea en un juego que me parece esencial para el teatro. Me interesa mucho la conexión entre el actor y la platea. La calidad en la escritura fue también factor fundamental. Es un gran texto que, más allá de su temática, está escrita de maravilla. Me resultan atractivas su contemporaneidad, la conexión con el vacío existencial y el absurdo de los tiempos que nos tocan vivir, y la actitud de decir: “¡Hey, a vos te pasa lo mismo! Por otra parte, me interesaba la experiencia de estar solo en el escenario por primera vez.

-¿Cuál es el momento de la obra que más te gusta hacer y cuál te cuesta más?

-Me encanta el comienzo de la obra. Todas las partes de interacción con el público, y el cuento sobre las abejas. También la secuencia final. No te quiero decir exactamente cuál para no spoilear. Y el momento que más dificultad presenta es también sobre el final, esta especie de flash back/racconto de varias sensaciones-momentos de la obra y de su vida. Técnicamente es muy difícil de hacer y me llevó varias funciones después de estrenar para que saliera del modo que queríamos. Fue lo que más trabajo me dio aprender, y lo primero que repaso cuando estoy unos días sin hacer función.

-Venís de trabajar con Beckett. ¿Estás de acuerdo con que se diga que “Tom Pain” tiene un estilo beckettiano?

-Totalmente. En mis primeras lecturas me remitía mucho a Beckett, autor que me apasiona. El año pasado, en  un encuentro con Will (Eno) en NY,  hablamos de eso; él también considera a Beckett un gran autor, e incluso algún periodista ha dicho de él que es el Beckett de esta generación. Sin dudas tienen puntos en común que tienen que ver con lo abierto de las historias, la profundidad y superficialidad simultáneas que me atraen mucho. La manera que tiene de darte una estocada directo al corazón, al alma, y al mismo tiempo hacerte reír de las pavadas más banales es una habilidad que admiro y que disfruto como actor y también como espectador.

-¿Qué te gusta y qué no de trabajar solo en escena?

-Me gusta el encuentro mano a mano con la gente, esa frontalidad, la reunión, la conversación. Contar una historia. El ida y vuelta. Romper la cuarta pared. Ir a la esencia del teatro. El desafío de no abandonar la historia ni un minuto. Que me disguste no hay nada. Salvo que uno esté mal por algo, cansancio o algo de eso, hacer “Tom Pain” es un regalo, un placer y un privilegio que agradezco y valoro en cada función.

-¿Cuál fue el recorrido de la obra hasta ahora?

-“Tom  Pain” estrenó en el Teatro Solís en febrero de 2017 en la sala Zabala Muñiz, inaugurando la temporada; luego pasó al Teatro Circular donde hizo seis funciones en fin de semana y luego pasó a los viernes, donde se sostuvo casi dos meses más. Actualmente está en el teatro El Extranjero, en Buenos Aires, y ahora vuelve a Teatro El Galpón, a la sala Atahualpa, antes de ir a España en febrero del año que viene. Tanto en Uruguay como en Argentina fue la primera vez que se presentó una obra de este autor estadounidense, Will Eno. Este dramaturgo fue  nominado al premio Pulitzer en la categoría Drama en 2005 y su obra “Tom Pain” fue estrenada en el Festival de Edimburgo, donde obtuvo el premio Fringe y el premio Herald Angel.