Entrevista a Paola Venditto

 

“Amamos pero no logramos entender al otro”

                                                 Por  Luis Vidal Giorgi

foto Paola vendittoPaola Venditto se ha formado y tiene una destacada trayectoria como actriz en el Teatro Circular, ahora emprende un nuevo camino con su primera dirección. El autor elegido es Moritz Rinke, un integrante de la Nueva Dramaturgia Alemana, y la obra es “Amamos y no sabemos nada”.

-De Rinke tenemos pocas referencias, al parecer no ha sido estrenado en Latinoamérica.

-Me llegó la obra de casualidad por una amiga que la leyó en el Instituto Goethe y me la trajo. No conozco otras obras del autor. La traducción que tenemos es de México, supongo que allí se hizo semimontada.

-¿Gira el tema central en torno al amor y el desamor?

-El título me atrapó, la empecé a leer y me pareció que no tiene el estereotipo de la dramaturgia alemana, más cerrada y enigmática. Son cuatro personajes que se encuentran y se deshacen, son muy latinos en su forma de presentar lo que les pasa. Son identificables.

-¿Se encuentran y se desencuentran?

-Sí, la anécdota es simple: intercambian apartamentos pues unos necesitan ir a vivir a la ciudad, entonces se encuentran en el apartamento de uno de ellos y allí ves lo que le está pasando a cada pareja. Son dos parejas que están en etapas de la vida muy distintas, aunque no tienen tanta diferencia de edad, pero lo que les pasa en sus relaciones es muy distinto y empiezan a salir a la luz sus conflictos.

-¿Podrías citar una frase significativa de los conflictos planteados?

-El título es una gran frase: “Amamos y no sabemos nada”. Creo que estos personajes, a pesar de todo lo que les sucede en escena, se aman.

Amamos, nos queremos, pero no logramos entender al otro o pretendemos que el otro quiera o entienda lo que nosotros queremos. Y ahí es donde se arma el lío.

-Vieja historia conocida.

-Por eso, por edad o por esos temas, estamos en cercanía, nos sentimos involucrados con los personajes. Se hicieron carne con los personajes los intérpretes y el equipo.

-Como actriz tenés una manera de acercarte a los personajes. ¿Se la has transmitido a los actores desde ese lugar?

-Yo llego a la dirección porque desde mi rol de actriz, desde allí, me empezó a interesar el todo de un espectáculo y también por la docencia, empecé a organizar mis saberes, como un docente me sugirió una vez, y trato de transmitirlos. Estoy en ese camino y se lo dije al elenco, que yo puedo darles mi visión desde mi lugar de actriz. Mi experiencia se nutre de todos los directores con los que he trabajado, con las distintas maneras de llegar al personaje.

-¿Cómo ha sido el diálogo con los actores, establecer ese puente tomando en cuenta que son de tu propia generación?

-Yo tenía cierta vergüenza en hablar a mis pares desde otro lugar. El director debe tener una visión más amplia y me costaba transmitirle eso a ellos, pues son compañeros de trabajo. Pero lo han hecho fácil, me han aceptado con seriedad y responsablidad. Hemos conversado e intercambiado sobre las visiones del espectáculo y los personajes.

-Además han trabajado en obras sobre el amor.

-Y sí. Es un tema que en el Circular nos interesa.

-El director de cine Werner Fassbinder, también alemán, tiene otro título muy sugerente: “El amor es mas frío que la muerte”. ¿Qué te parece esa frase?

-No la comparto; el amor por momentos es demasiado caliente, por ebullición de algo que se prende fuego.

-¿El desamor no es frío?

-Eso sí. El desamor y la soledad, si no es elegida es muy fría, o si se debe al rompimiento entre dos personas que en algun momento se encontraron intensamente.

-¿Algo más que quieras agregar sobre el espectáculo?

-Es un orgullo inmenso que el Circular me haya dado esta oportunidad y lo mismo los actores; así como también agradezco al equipo, me da mucha emoción que Hugo Millán haga el vestuario y la escenografía.

-Él está recién llegado de Hong Kong, viene de hacer el vestuario de una ópera.

-Por eso es un apoyo, con todo el trabajo que tiene debo agradecer que haya aceptado estar en esta obra. Lo mismo Ulive en relación a la música y Rosina Aguerre en las luces. Me siento cómoda y segura con el  apoyo del equipo.

-¿Se va a conmover o va a sentirse identificado el público?

-Creo que sí, que la obra tiene que conmover y habrá momentos en que te identifiques. Espero que sea una espectáculo después de los cuales te vas al boliche a hablar, que no salgas de la obra convencido del todo y apoyes a un personaje o a otro, y que discutas.

Una vez hicimos una obra sobre la pareja y luego de verla un amigose fue al bar con su pareja y nos contaba que se pusieron a discutir acerca de cómo criar a los hijos que todavía no tenían. Así que sí hay espectadores quienes -aunque la obra no los toca- pueden discutir al pensar “mirá si esto nos pasa a nosotros”. Con eso yo estaría feliz.