El Galpón: Entrevista a María Pollak

“Los personajes viven en un mundo de comedia musical, una burbuja, que se va desinflando”

Por  Luis Vidal Giorgi

foto maria pollak 2María Pollak es una actriz de extensa trayectoria, dedicada también en los últimos tiempos a la gestión cultural, donde ha desempeñado cargos en la IM y el Directorio del Sodre. Asimismo, como dramaturga estrenó “Malezas” en la Comedia Nacional. En esta instancia afronta la dirección de un autor español actual que trata un tema de candente vigencia, ya que la obra transcurre en la frontera mexicano-estadounidense.

-Juan Carlos Rubio es un autor español contemporáneo, a modo de presentación:¿qué podemos destacar de este autor estrenado por primera vez en nuestro medio? ¿Cómo llegaste a conocer su obra?

-El autor le ha hincado el diente al tema de las fronteras que es y será siempre muy polémico. Vi la obra por casualidad en La Habana, en mayo de 2011. Estaba dando una vuelta y la vi anunciada en el teatro Hubert de Blanck, era la última función ese día y la fui a ver. Me impresionó no solo por el tema y la trama, sino porque ver esa obra en La Habana tenía un significado especial. Pero esta obra no solo trata de las fronteras físicas entre países y de los conflictos que eso puede generar, sino de los límites y el ejercicio del poder entre las personas.

-La obra se desarrolla en el desierto de Arizona; el triunfo de Trump y su muro fronterizo le da inmediata actualidad al asunto. ¿Cuáles son los aspectos que te interesaron de la obra como directora? ¿La presencia del árido paisaje es un personaje más?

-Si, es cierto que Trump en el poder le da aun más actualidad al tema, por el terror que ha sembrado. El autor escribió Arizona en 2006, inspirado en la fuerte movida que hubo en la frontera entre Arizona y México en 2005, durante el segundo gobierno de George Bush. En 2005 empezó a operar la milicia minuteman (hombre al minuto) formada por voluntarios para patrullar la frontera y, según ellos, colaborar con las patrullas de control fronterizo, aunque también participan de protestas en la frontera y otras formas de activismo contra los inmigrantes hispanos. Se caracterizan por un especial nacionalismo y odio a los inmigrantes, quienes no hablan inglés y son portadores de una cultura que desprecian. EEUU tiene varias organizaciones anti inmigración, grupos de odio de diversa naturaleza diseminados por todo su territorio.

El término minuteman fue tomado de los originarios colonos que pelearon contra el Reino Unido por la independencia de EEUU.

Por otra parte, oímos hablar de muros que se levantan por todas partes para frenar la entrada de inmigrantes, en todo el mundo, y el negocio que representa el cruce tanto de fronteras terrestres como marítimas. Son Carontes del siglo XXI que explotan a sus propios compatriotas. También vemos a diario en la tv noticias vinculadas con muerte de inmigrantes en el océano, de campos de refugiados a la espera de algún país que los quiera recibir. No es ajeno a nosotros este tema, antes y ahora. No olvidemos el bloqueo del puente entre Fray Bentos y Gualeguaychú durante tantos años, o a los inmigrantes latinoamericanos y centroamericanos que están llegando como mano de obra barata y sobre los cuales también se opera discriminación.

La obra me interesó por varios motivos. Primero, por tratar el tema de las fronteras que están en cuestión en todo el mundo, y ésa tan especial que es la larguísima frontera entre EEUU y México. Por otra parte, me atrajo el conflicto que paralelamente se va generando en la pareja, fruto de la convivencia en un ambiente árido y hostil, y que pone a la relación en situación límite. Además, la obra tiene un humor absurdo que se instala de la mano de la paradoja, en las contradicciones. La manipulación evidente y grosera, las falacias, la violencia explícita y todo tipo de artimaña para mantener el control de la situación son recursos que utiliza el autor para delinear el personaje de George, mientras que en Margaret es donde radica la pregunta que da lugar a la duda, la reflexión que permite la discrepancia y la posibilidad de elaborar la propia experiencia.

Hay varios juegos de opuestos, entre lo explicito y lo latente, la memoria y el olvido, lo dicho y lo no dicho. La desconfianza se empieza a generar entre la pareja formada por George y Margaret, que viven en Wyoming y se trasladan a Arizona para formar parte del proyecto minuteman y “vigilar y reflexionar sobre las fronteras”. En ese nuevo escenario van a descubrir facetas insospechadas del otro. A medida que transcurre la obra, vemos cómo la esperanza inicial va desapareciendo y se instala un clima de temor y desconfianza que va subiendo de temperatura en sintonía con el calor asfixiante de Arizona. Las fronteras se desplazan entonces a la relación de pareja, donde el hombre dicta la norma y la mujer-niña-alumna -en todo caso considerada inferior- es sometida a constantes evaluaciones y cuestionamientos sobre el lenguaje, el razonamiento lógico, el deber ser, y lo que se debe “pensar y sentir”, constituyendo una especie de adiestramiento al estilo “lavado de cerebro”. La casi imposibilidad de conocer al otro y las situaciones extremas por su propia “desnudez” ponen al descubierto el lado oculto, lo siniestro, que en el devenir de la vida cotidiana pasa desapercibido. Esta pareja simbiótica solo tiene sentido si comparte un pensamiento único, de lo contrario no puede sobrevivir.

El lenguaje es muy interesante, muy cuidado; los juegos de palabras, el uso de determinados verbos y tiempos verbales, todo juega para dar sentido a los personajes, para marcar limites que tienen su correlato en las conductas de los personajes.

-Que se trate de una pareja lleva a que sus conflictos trasciendan lo social y puedan ser reconocibles y cercanos a nosotros en su incomunicación.

-Si, la pareja puede representar también dos caras de una misma moneda; en ella hasta podría aventurarse la psiquis de un ser humano, donde convive lo mejor y lo peor de cada uno. La pareja es también esa dupla que según el mito bíblico dio origen a la humanidad, por tanto es una institución fundante, donde se llevan adelante todo tipo de transacciones para la supervivencia de la raza y la continuidad de la tradición y las costumbres. Es cercana a nosotros, y supongo a cualquier pareja de la cultura occidental, por el machismo y el rol pasivo de la mujer. Por más avances que ha habido en el campo de los derechos de la mujer, la sumisión sigue siendo una característica que aún se mantiene como marca del patriarcado ancestral. La religión también es otro factor que está presente y es causa de controversia. Es parte esencial de la vida de esta pareja, de su educación y valores aunque, a la hora de la práctica, los valores cristianos no aparecen, ése es otro de los tantos dobles discursos que plantea la obra.

-Como parte del título es afirma que es una “tragedia musical americana”. ¿Qué rol juega la música en esta historia?

-La música es muy importante en esta obra, porque la caracterización de tragedia musical americana viene a cuento de establecer un contrapunto con la comedia musical. Los personajes viven en un mundo de comedia musical, una burbuja, que se va desinflando, se va transformando a medida que los días van transcurriendo en ese territorio desolado, metáfora de sus vidas áridas, secas y vacías. Además hay indicaciones precisas por parte del autor en el uso de la música de comedias musicales que aluden a un mundo de fantasía que produce esa “fábrica de ilusiones” que es Hollywood.

Por otra parte, la obra tiene un ritmo que nada tiene que ver con la música concreta, va más allá de los temas musicales precisos. Los diálogos tienen una simetría, muchas veces funcionan como espejo que devuelve una imagen deformada; el texto tiene su propia musicalidad. La combinación de tragedia y musical es también un guiño al mundo de comedia musical en el que vive la sociedad norteamericana, y gran parte del mundo, mientras que la tragedia se encuentra a cada paso en tantas historias cotidianas, dentro de ellas la de George y Margaret es una más; la suya es una relación que no admite cuestionamientos porque su propia fragilidad no lo admite.

¿Algo más que quieras agregar acerca del espectáculo?

-Que es un gran desafío y una oportunidad de mostrar a través del teatro un universo cuya distancia georáfica desaparece cuando aparecen temas que por su universalidad nos involucran a todos.